Cita del día

miércoles, 28 de septiembre de 2011

EL INDOEUROPEO


El griego es la lengua indoeuropea más antigua de las que todavía hoy se hablan. Pero, ¿qué es el indoeuropeo? El concepto de indoeuropeo es puramente lingüístico y hace referencia a la lengua hablada hacia el 3000 a.C. (Edad de Bronce) en las estepas de Europa Central por una población que en el 1000 a.C. (Edad de Hierro) ya estaba desmembrada a lo largo de la India y Europa.
Imagen tomada de
http://almacendeclasicas.blogspot.com/2011/01/lenguas-y-pueblos-indoeuropeos.html

Los nombres referentes al caballo, el cerdo, el toro y el bronce de todas las lenguas indoeuropeas tienen el origen en una palabra común, mientras que el nombre del hierro ya tiene orígenes diferentes en cada lengua; eso hace suponer que había un pueblo primitivo basado en actividades ganaderas y metalúrgicas, que en la edad de bronce constituía una única comunidad (3000-1000 a.C.) que en la revolución del descubrimiento del hierro (1000 a.C.) estaba ya desmembrada. El movimiento de los pueblos se dirigió primeramente hacia el Sur  y el Este: por una parte hacia Europa, a donde llegaron los que habrían de llamarse griegos, y por otra hacia Asia, a donde llegaron los hititas, frigios, armenios, persas, indios y tocarios. Posteriormente se dirigieron hacia Occidente, a donde llegaron los latinos, eslavos, bálticos, germanos y celtas. A este segundo movimiento migratorio pertenece un último pueblo griego, los dorios.
 
Esta dispersión o diáspora (δια-σπόρα) es la causa principal de la división del indoeuropeo en diferentes lenguas. Como consecuencia de la diáspora, los indoeuropeos transportaron sus costumbres y su lengua a los nuevos territorios donde habían emigrado. La lengua indoeuropea, por el hecho de entrar en contacto y sustituir a las diferentes lenguas ya existentes (substrato) en los lugares que los indoeuropeos invadieron, y a causa de los cambios y modificaciones que sufrió a lo largo del tiempo, dio lugar a diferenciaciones dialectales y, posteriormente, a la aparición de lenguas diversas que, por su origen común, son llamadas lenguas indoeuropeas.

De estas lenguas, el hetita (XVI-XIV a.C.), desaparecida hace treinta siglos y descubierta en 1915, es la más antigua y el lituano (XX d.C.) la más moderna de las conocidas hasta hoy. Dentro de la rama griega, la más antigua es el micénico (XIII a.C.), descifrado por Ventris y Chadwick en 1953. Hoy son de origen indoeuropeo todas las lenguas de Europa, salvo el finlandés, el húngaro y el vasco, del sudoeste de Asia y de la India.

Fueron los lingüistas Franz Bopp y Rasmus Rask, a principios del siglo XIX, iniciadores de la gramática comparativa, quienes postulan la existencia de una lengua madre común, de la que no quedan restos, al evidenciar las similitudes del sánscrito con griego, latín, persa y germánico. A finales del mismo siglo, los neogramáticos evidencian las correspondencias con otras lenguas.

Al no tener indicios sobre el nombre que este pueblo se daba a sí mismo (endoétnico) ni sobre el que le daban sus vecinos (exoétnico), fue necesario improvisar uno. Esa lengua madre común recibe distintos nombres:

-          Ario: es el término empleado por los ingleses por suponer que esta raíz, que estaba en la base de los nombres de algunos pueblos que utilizaron esta lengua, debía ser la que emplearon para llamarse a sí mismos.
-      Indogermánico: es el término empleado por los alemanes, por entender que la conclusión anterior era errada, de modo que crearon un término compuesto que hacía referencia a las lenguas habladas más el este y al oeste respectivamente.
-          Indoeuropeo: es el término introducido por Th. Young en 1813 y de uso generalizado, a pesar de que incluye una referencia lingüística y otra geográfica.

A partir de los datos que nos ofrece la gramática comparada, se puede deducir que se trataba de una sociedad patriarcal fuertemente jerarquizada, formada por tribus que tenían un rey y una asamblea de jefes de familia, que se fortificaba en caso de apuro. Un pueblo dedicado a la ganadería, con la ayuda del perro y del caballo, y a una agricultura primitiva, y que dominaba la metalurgia, sobre todo el cobre y el bronce. Adoraba a un dios del fuego y los fenómenos atmosféricos y hablaba una lengua flexiva.

 

4 comentarios:

  1. En realidad, el griego no es más antiguo que el castellano o cualquier otra lengua que se hable, puesto que ninguna se ha "creado" de la nada. Todas son evoluciones, variaciones. El castellano actual (y el francés, y el italiano, y...) es del latín actual; y el latín era el indoeuropeo de su momento, que era... Lo que pasa es que el griego no ha cambiado nunca de nombre y el latín ha tomado otros muchos. ¿No?

    ResponderEliminar
  2. Existen teorías sobre el origen de las lenguas romances a partir del latín e incluso alguna que lo niegan. Me quedo con la más simple: la conciencia de todos los hablantes de lenguas romances que "saben" que no hablan latín, mientras que los griegos actuales sí tienen conciencia de hablar la misma lengua que sus ancestros aunque evolucionada.

    ResponderEliminar
  3. La teoria del indoeuropeo me parece la más cercana a despejar el origen de los idiomas. Las similitudes por muy minusculas que a veces puedan llegar a ser nos dan un indicio sobre el origen de estas. A mi parecer las condiciones bajo las que se dió el uso del lenguage y el uso que le dieron los mismos hablantes propició su evolución. El tiempo y el espacio ayudaron todavia más; tanto que que las desinencias comenzaron a ser tan grandes que ahora son casi totalmente distintas unas de otras. Ese es mi humilde y particular punto de vista, obviamente seguiré investigando.

    ResponderEliminar
  4. tengo que hacer un trabajo sobre eso ¿que es lo mas importante del indeuropeo?

    ResponderEliminar